“Programación perdida”, el error mitológico de WordPress